Leproso: Señor, si quieres, puedes limpiarme | Personajes Bíblicos

En este pasaje, Jesús desciende del monte y es seguido por una gran multitud. En ese momento, se le acerca un leproso, quien, reconociendo la autoridad de Jesús, se postra ante Él y le hace una petición:

«Señor, si quieres, puedes limpiarme».

Este hombre, afligido por una enfermedad que lo marginaba social y religiosamente, confía en la capacidad de Jesús para sanarlo, pero deja la decisión en manos de Jesús mismo.

La respuesta de Jesús es poderosa y llena de compasión: «Quiero; sé limpio». Con solo estas palabras y un simple toque, Jesús realiza un milagro instantáneo y completo: la lepra del hombre desaparece completamente. Este acto revela la autoridad divina de Jesús sobre las enfermedades y su capacidad para restaurar la salud y la dignidad a aquellos que sufren.

Después de sanarlo, Jesús le da instrucciones específicas al hombre sanado. Le ordena que no revele lo sucedido a nadie, sino que vaya directamente al sacerdote y cumpla con los requisitos legales establecidos en la ley de Moisés para los leprosos que han sido sanados. Esto sería un testimonio para las autoridades religiosas de su sanidad y les permitiría reintegrarse plenamente a la comunidad.

Este pasaje muestra la compasión, el poder y la autoridad de Jesús para sanar incluso las enfermedades más desesperadas y estigmatizadas. También revela su deseo de cumplir con la ley y de actuar con discreción en ciertas situaciones para evitar malentendidos o conflictos innecesarios. En última instancia, este milagro demuestra que Jesús no solo puede sanar el cuerpo, sino también restaurar la totalidad y la dignidad a aquellos que están marginados y necesitados.

(Visited 17 times, 1 visits today)

You might be interested in

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *